El Ayuntamiento abre un proceso de participación en torno a los futuros usos y el modelo de gestión del proyecto Cartuja Qanat de transformación urbana de la avenida Thomas Alva Edison

CQ_ZOCO_alzado sur-oeste

El proyecto recoge la puesta en marcha de soluciones innovadoras y nuevas propuestas técnicas a través del desarrollo de un qanat o galería subterránea para captación de agua bajo la avenida

  • En la superficie está programado tanto un zoco como un anfiteatro y una conexión entre ambos espacios que permita un sistema de bioclimatización que adapte este espacio al cambio climático

 

El Ayuntamiento de Sevilla, Emasesa, el PCT Cartuja, Gerencia de Urbanismo, la Universidad de Sevilla, el CSIC y la Fundación Innovarcilla, en el marco de la estrategia de impulso de proyectos sostenibles, innovadores y que recuperen espacios públicos para el uso ciudadano,  han abierto un proceso de participación  ciudadana en torno a la iniciativa Cartuja Qanat. Se trata de una inversión de cinco millones de euros de los cuales el 80 por ciento procede de la convocatoria europea Urban Innovations Action, que va a transformar por completo la Avenida Thomas Alva Edison en la Cartuja. Esta intervención urbana que se enmarca dentro de la estrategia de lucha contra el cambio climático y desarrollo de un modelo de transición ecológica y ciudad sostenible está previsto que se licite este año y se ejecute en 2021.

 

El proyecto recoge la puesta en marcha de soluciones innovadoras y nuevas propuestas técnicas a través del desarrollo de un qanat (o galería subterránea para captación de agua con origen en Persia en el primer milenio antes de Cristo) bajo la avenida. En la superficie está programado tanto un zoco como un anfiteatro y una conexión entre ambos espacios que permita un sistema de bioclimatización que adapte este espacio al cambio climático. Se trata de un proyecto de transformación urbana innovador a través de cual se fomentará el uso de la calle como dinamizador social, mejorándola e involucrando en esa transformación a todo el ecosistema de la ciudad (agentes públicos, privados y ciudadanos). Una experiencia innovadora de diseño urbano que mejorará el confort ambiental, promoverá el intercambio social y promueve modelos sostenibles de crecimiento urbanístico.

 

Con el objetivo de lograr que la avenida se convierta en un nuevo espacio de centralidad dentro del parque de La Cartuja, durante el año 2020 se inicia un proceso de participación con el objetivo principal de sumar a empresarios, trabajadores, universidad, estudiantes y residentes en la ciudad de Sevilla en la definición de los usos y el modelo de gestión para la recuperación de esa avenida como nuevo  espacio abierto y de uso público del parque de la Cartuja. Para ello, se han habilitado tres vías de participación. La primera será coordinará por el Ayuntamiento y está dirigida a personas empadronadas en la ciudad a través del programa Decide Sevilla. La segunda está impulsada el PCT Cartuja y se destina a empresas del parque científico. Y la última, promovida por la Universidad, se encuentra centrada en profesorado y estudiantes. Este proceso contribuirá a la definición de los usos y el modelo de gestión del espacio una vez que se culmine el proyecto técnico.

 

“El proyecto Cartuja Qnat se enmarca dentro de una estrategia de innovación urbana, de búsqueda de soluciones de eficiencia energética y de un modelo de ciudad sostenible y comprometido en la lucha contra el cambio climático. Es un gran proyecto que ciudad que, junto a otras iniciativas que están en marcha en la Cartuja como el proyecto ecity Sevilla van a situar al Parque Científico y Tecnológico como un laboratorio urbano y un referente a nivel nacional e internacional”, explicó el delegado de Transición Ecológica, David Guevara.

 

El emplazamiento elegido para el proyecto es la calle Tomás Alva Edison, de la Isla de la Cartuja, entre la calle del Agua y la calle Leonardo da Vinci, un espacio que fue urbanizado con motivo de la Expo ́92, y en el que hay actualmente elementos tales como un anfiteatro, un acueducto, zonas verdes, fuentes de agua y pérgolas. El ecosistema que se quiere obtener con el Proyecto Cartuja Qanat para la lucha contra el cambio climático y conseguir el objetivo de una mayor presencia en la calle de los usuarios conquistando espacios nuevos para su uso, se basa en tres pilares fundamentales: el sistema acueducto-Qanat, el zoco y el anfiteatro. Para el  desarrollo  de  este  proyecto,  actualmente  en  fase  de  redacción,  se  requiere,  por  un  lado,  la implantación  de  nuevos  elementos  (qanats,  zoco,  canalizaciones  para  la  interconexión  entre  circuitos aire/agua, instalaciones auxiliares, etc) y, por otro lado, la modificación de algunos elementos existentes, como el acueducto o el anfiteatro, para adaptarlos a los objetivos bioclimáticos.

 

El zoco será el elemento principal dentro de los nuevos elementos a implementar en el proyecto y ocupará un espacio central en el bulevar, extendiéndose a ambos lados del acueducto existente, con una superficie aproximada de 750 m2. Será el elemento que concentre la mayor parte de las tecnologías innovadoras, en estrecha relación con el acueducto y los qanats. Se ha previsto su acondicionamiento climático tanto en modo verano como en modo invierno, activándose a partir de una determinada temperatura exterior.  Recreará  un  espacio  confortable  semienterrado,  con  una  profundidad  bajo  rasante  de  2 metros, mientras que la altura sobre rasante en el perímetro será variable, de tal manera que aproveche, por un lado,  las  ventajas  que  corresponden a un espacio semiconfinado para conseguir un mejor efecto de acondicionamiento del aire, al favorecer la conservación de las bajas temperaturas  obtenidas de la refrigeración del aire procedente del qanat, con el que estará conectado mediante una serie de conductos. Y, por otro lado, aprovechar las  ventajas de la iluminación natural que llegará al recinto al no estar completamente  confinado su perímetro, y  potenciará en  el interior del zoco con la implementación de recursos arquitectónicos y ambientales, como lucernarios.

 

El zoco contará con una cubierta de tipo plegada y su espacio interior será diáfano. Su perímetro no estará dotado de un cerramiento compacto y continuo convencional. Se dispondrán gradas en todos sus laterales excepto en la fachada sur. Entre las gradas y los qanats albergarán unas franjas con vegetación. El diseño de  cubierta plegada busca una imagen dinámica en  el  interior  del  zoco,  donde la luz  y los materiales naturales se mezclen con las zonas verdes del entorno. Los pliegues de la cubierta permiten el juego de alturas, que es compatible con el  funcionamiento  de la instalación, así como la apertura de huecos y ventilaciones en las orientaciones óptimas requeridas.

 

Además, debido a su modulación, es un diseño que contempla la posibilidad de  incorporar futuras ampliaciones. En este sentido, se destaca el potencial de la cubierta plegada para conseguir “hacer suyo” también el espacio exterior anexo al  zoco, en la zona este, que se puede convertir en una plaza anexa, potenciado la posibilidad de que puntualmente algunos elementos de la cubierta puedan dirigirse hacia esa zona.  Esta plaza anexa es también una oportunidad más para potenciar la  iluminación del zoco y generar una mayor sensación de apertura y ligereza del conjunto. Del total del interior que se va a generar en el zoco, el volumen que hay previsto acondicionar desde el punto de vista bioclimático es, como máximo, de 1.500 m3, que para una superficie del orden de 750 m2 equivale a una altura de 2 metros.

 

Cada  una  de  las fachadas del zoco tendrá un tratamiento diferente acorde con las  necesidades de control solar y viento definidas por el equipo técnico encargado de la redacción del proyecto, compuesto por EMASESA y Universidad de Sevilla.

 

Así, por ejemplo, las fachadas norte y sur arrancarán desde rasante y serán compactas, mientras que la fachada oeste se resolverá mediante lamas de aluminio con una determinada separación entre ellas y un ángulo de inclinación fijo. En el caso de la fachada este, se ha proyectado  mediante  cables  entre  la  cubierta y la  rasante, que dispuestos a una determinada separación entre ellos, servirán de soporte a la  vegetación, que será el elemento que de opacidad y densidad a esta fachada. La cubierta proyectada para el zoco permite incorporar los requisitos técnicos derivados de la instalación bioclimática  concebida  para  este  espacio  (necesidad  de  instalar  placas  fotovoltaicas,  elementos  de disipación, etc). En la zona noroeste, se dispondrá una edificación para albergar el aseo público para dar servicio al zoco, así como el cuarto técnico de instalaciones. Este volumen de edificación quedará integrado con el volumen propio mediante una cubierta  plana  de  acabado  vegetal. En el cuarto técnico se ubicarán los elementos necesarios para el funcionamiento de las instalaciones.

 

De manera resumida, el uso que se le asigna al qanat es el de una instalación concebida para el enfriamiento del aire mediante su paso sobre una lámina de agua a baja temperatura, que se encuentra en circulación a baja velocidad por el interior de una estructura prefabricada de hormigón que se instala bajo rasante, a una determinada profundidad, junto con una serie de conductos para la circulación del aire. El agua que enfriará el aire del qanat requiere la  implantación de una serie de  elementos (disipadores, paneles solares, boquillas difusoras,  etc). Este sistema de  enfriamiento del agua se dispondrá en el acueducto y sobre la cubierta del zoco. En  este proyecto se han previsto dos qanats que se dispondrán contiguos al zoco en sus fachadas este y oeste, perpendiculares al acueducto. Tendrán una longitud de 40 metros y acumularán 70  m3  de  agua cada uno de ellos. Este enfriamiento se conseguirá mediante distintas tecnologías para la disipación nocturna y la bomba de calor de la sala técnica del zoco. El acabado en superficie de los qanats se ha propuesto proyectarlo con césped.  Se ha previsto que el interior de  los qanats sea visible desde rasante en algún punto. En su interior, cada uno de estos marcos albergará un volumen de agua, dentro del cual se dispondrán una serie de conductos para la canalización del aire impulsado desde ventiladores ubicados en las tomas de aire situadas en los extremos. Adicionalmente, bajo el marco prefabricado, se dispondrán también conductos para la canalización del aire impulsado.

 

Entre las tecnologías para la disipación nocturna cabe mencionar el sistema de disipación evaporativo que se dispondrá sobre el acueducto y que estará conformado por boquillas de aspersión plana, y la disipación mediante lámina descendente de agua sobre paneles fotovoltaicos instalados en cubierta del zoco.

 

En el anfiteatro se procederá a su acondicionamiento en modo verano gracias a la construcción de una nueva instalación de producción de aire enfriado, mediante una unidad de tratamiento de aire exterior con  dos  etapas de enfriamiento, en las que intervendrán  el  agua de la fuente existente en las inmediaciones del anfiteatro, que se enfriará con boquillas pulverizadoras ornamentales, y una bomba de calor reversible que será instalada en sala técnica del zoco. Se procederá también al adecentamiento general de este espacio, realizando actuaciones de rehabilitación estructural para reparar las patologías detectadas, desmontando la cubierta textil  actual, que se encuentra en un estado muy deteriorado y reponiéndola por nuevas  lonas que cumplirán unas determinadas características de absortividad solar. Esta cubierta textil, como parte de las estrategias bioclimáticas del proyecto, contará con una instalación de riego puntual en cubierta. Además de estos elementos principales descritos, formarán parte también del sistema otros elementos como la fuente  existente en el sector Sur-Oeste de  la  avenida, tomas para la entrada de aire a los conductos de los qanats, conexiones de los distintos circuitos de agua y aire, sistema  de control y automatización e instalaciones auxiliares.

0
0
0
s2smodern