Las empresas de seguridad privada se aprovechan de la crisis del coronavirus para despedir masivamente a sus trabajadores

Vigilante de seguridad

Desde el SINDICATO PROFESIONAL DE VIGILANTES - SEVILLA reprobamos la insolidaria decisión adoptada (de forma unilateral, de manera sospechosamente coordinada, en plena crisis por el coronavirus y con el propósito espurio de reducir sus plantillas y dejar sin trabajo a una parte muy significativa de sus trabajadores) por las mayores empresas del sector de la Seguridad Privada en España: SECURITAS y PROSEGUR.

Las dos empresas de seguridad más grandes del país —por volumen de facturación y número de trabajadores— han comunicado, entre las jornadas de anteayer y ayer, a los representantes legales de los trabajadores la aplicación de sendos ERTE que dejarán sin empleo (o reducirán notablemente sus jornadas de trabajo y sus ingresos) a una inmensidad de Vigilantes de Seguridad en las distintas delegaciones radicadas en las Comunidades Autónomas donde las susodichas compañías operan.

 

El SINDICATO PROFESIONAL DE VIGILANTES – SEVILLA denuncia

la tremenda y vergonzosa insolidaridad que las mencionadas empresas, en uno de los momentos más traumáticos de la historia reciente de la nación, demuestran aprovechándose de las circunstancias para que sus enormes beneficios sigan manteniéndose a costa del empleo de sus trabajadores. Profesionales que, también en los peores momentos, se encargan de que los servicios esenciales (hospitales, centrales nucleares, fábricas, etc.) puedan seguir prestándose con plenas garantías.

 

No podemos permitir que nadie se beneficie de la terrible crisis que nos asola. La implicación de todas las personas y de todos los sectores ha de ser prioritaria, solidaria y primar por encima de los intereses particulares. Solo así seremos capaces de superar este trance.

0
0
0
s2smodern