La bandera arcoíris ya luce en el balcón del Ayuntamiento de Los Palacios y Villafranca

La Corporación municipal apoya las reivindicaciones del colectivo LGBTI

  • La bandera del arcoíris permanecerá en el balcón del Ayuntamiento hasta el lunes para visibilizar el apoyo de la Corporación al colectivo LGBTI

 

La Corporación municipal ha convocado una concentración en las puertas de la Casa Consistorial, para mostrar su apoyo a las reivindicaciones del colectivo LGBTI, Lesbianas, Gays, Bisexulaes, personas Transgénero e Intersexuales. Ha sido la delegada municipal de Igualdad, Maite Crespo, quien ha dado lectura al comunicado oficial en presencia del alcalde Juan Manuel Valle, y de varios concejales de la Corporación, además de otros vecinos que han querido sumarse a este apoyo.

 

Tras la lectura, alcalde y concejales colocaban la bandera del arcoíris en el balcón principal del Ayuntamiento para visibilizar el compromiso de la Corporación municipal con las reivindicaciones de este colectivo.

 

Unos disturbios ocasionados un 28 de Junio de 1969 en un conocido pub neoyorquino y en el que se perseguía a los homosexuales, fueron el punto de partida del movimiento de liberación homosexual y la raíz para que hoy se celebre en todo el mundo este día.

 

La Delegada de Igualdad explicó que “hoy 29 de junio celebramos el día del orgullo LGBTI en el que reivindicamos los derechos de este colectivo, porque ninguna persona debe avergonzarse de lo que es, cualquiera sea su sexo, orientación o identidad sexual. Un día para celebrar la igualdad de derechos y la diversidad, casi normalizada felizmente en nuestro país.  Pero también un día para seguir reivindicando.

 

Por un lado, mientras sigan existiendo sociedades donde ser homosexual sea motivo de persecuciones, torturas e incluso la muerte, nos sentimos en la obligación de seguir alzando la voz.  Y al mismo tiempo, en España, vanguardia de avances en derechos sociales, aún arrastramos una histórica mentalidad de fobia hacia la diversidad afectivo-sexual.

 

Por ello y en congruencia con la discriminación que viven las personas del colectivo LGBTI, es nuestro deber como representantes de las instituciones celebrar este tipo de eventos como muestra de apoyo a este colectivo, y para hacer pedagogía, porque entendemos que este día debe ser conmemorado hasta que las fobias hacia cualquier orientación sexual sea cosa del pasado no solo en nuestro país, sino en el resto del mundo.

 

La gestión de la crisis económica ha agravado esta situación de discriminación y ha alentado la emergencia de ideologías no compatibles con la diversidad, que pretenden devolvernos a pasados oscuros y que intentan dominar el presente.

 

Debemos apostar por una sociedad inclusiva y acogedora, por lo que no debemos permitir espacios para ningún tipo de fobia en nuestras calles.

 

No podemos permitir que insulten, despidan desprecien en ningún lugar a las personas LGBTI, ni en las casas, ni en las calles, ni en las escuelas, ni en los hospitales, ni en los restaurantes, ni en los juzgados, ni en la prensa, ni en las redes sociales, ni en ningún lugar. Queremos políticas feministas. Queremos políticas LGBTI. Queremos igualdad. Queremos libertad. Queremos justicia. Queremos democracia. Queremos la defensa de la Carta Magna, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 

El mapa de la homofobia en el mundo refleja situaciones muy dispares. En la Unión Europea, América de Norte a Sur, y algunos países de Asia, existe una conciencia colectiva más o menos mayoritaria de compromiso con los derechos humanos y la igualdad, lo que permite que la situación de derechos sociales siga evolucionado hacia el reconocimiento de la dignidad de todos y todas, y se aumenten los esfuerzos para erradicar el odio al colectivo LGBTI.  Sin embargo, en infinidad de países, ser homosexual es aún un delito castigado con penas de cárcel, y en muchos de ellos, incluso con pena de muerte.

 

No podemos quedarnos indiferentes ante esta situación, por ello denunciamos y exigimos a los representantes de las instituciones tanto de nuestro país como de la Unión Europea, que se sumen a esta reivindicación por los derechos humanos de la población LGBTI mundial, escandalosamente discriminada, maltratada y humillada”.

 

Por último la delegada municipal de Igualdad, animó a los congregados “a que sigamos construyendo un pueblo en el que nadie se sienta rechazado por su orientación sexual, un pueblo en el que todo el mundo sienta la dignidad de ser persona y donde decidir con quién compartir la vida y buscar la felicidad no suponga un problema ni una exclusión social. Empecemos por nuestro entorno, por esas personas que tenemos cerca, que conocemos sus sentimientos pero a las que no acabamos de aceptar”.

0
0
0
s2smodern