El acné por mascarilla es el nuevo tipo de acné y esto es lo que lo ocasiona

MASKNE

Sí, es de verdad y le llaman ‘maskne’

|Por 

Podríamos decir que es una señal de los tiempos: las marcas coreanas de productos para el cuidado de la piel Dr. Jart+ y Peach & Lily ofrecen colecciones de “básicos para el acné por mascarilla” en sus sitios en internet. El proveedor de parches Hero Cosmetics publicó recientemente un artículo acerca del acné por cubrebocas en su blog, pero no desestimes este tipo de acné —acné e irritación debido al uso de mascarilla— por considerarlo una invención para comercializar productos para el cuidado de la piel.

“Es real”, dijo Mona Gohara, profesora adjunta de práctica clínica de Dermatología en la Facultad de Medicina de Yale. Ella misma ha padecido de este tipo de acné a causa de su mascarilla de tres capas: un KN95 (parecido a un N95) con una mascarilla quirúrgica sobrepuesta para mantenerlo limpio, además de una careta para realizar algunos procedimientos.

 

“Ay, Dios mío, puedes sentir cómo empiezan a formarse cosas con la grasa y el sudor pululando por ahí”, afirmó Gohara.

 

El acné por mascarilla —el acné más común es el acné mecánico, también conocido como el tipo de acné que afecta a un jugador de fútbol americano en las zonas que roza el casco— además tiene la importancia suficiente para que la fuerza especial de la COVID-19 de la Academia Americana de Dermatología de Estados Unidos (AAD, por su sigla en inglés) sintiera la necesidad de emitir recomendaciones al respecto.

 

Los trabajadores de primera línea en el sector salud y otros ámbitos son los que se encuentran en mayor riesgo debido a que sus mascarillas están más ajustadas y las usan durante periodos más extensos. Una carta de investigación publicada en el periódico Journal of the American Academy of Dermatology informó que al menos el 83 por ciento de los trabajadores de la salud en Hubei, China, padecían problemas dermatológicos en el rostro. Anecdóticamente, los médicos también reportaron un incremento en los brotes de acné en personas que no pertenecían al sector salud.

 

“Las conversaciones acerca del tema han alcanzado un nivel récord en mis consultas y en mi buzón de mensajes directos en Instagram”, aseguró en un correo electrónico Whitney Bowe, dermatóloga de la ciudad de Nueva York. Eso es porque las mascarillas pueden empeorar problemas dermatológicos existentes u ocasionar nuevos. A eso agrégale el calor y la humedad y tienes como resultado una placa de Petri para el cultivo de brotes.

Patrocinio

 

1. Ten en cuenta el tipo de mascarilla que utilizas.

Solo tú puedes decidir cómo deseas equilibrar la importancia del material de la mascarilla con el nivel de protección que te ofrecerá, pero los dermatólogos recomiendan utilizar telas que sean cien por ciento algodón porque permiten que tu piel respire un poco. Si la temperatura aumenta y sudas más, deberás mantener tu mascarilla limpia.

 

“Tienes que tratarlo como si fuera ropa interior y lavarla con frecuencia”, dijo Candrice Heath, profesora adjunta de dermatología en la Facultad de Medicina Lewis Katz en Temple University. “No quieres que toda esa grasa, sudor y suciedad se queden ahí y vuelvas a colocarlas sobre tu piel constantemente”.

 

2. Mejora tu rutina de cuidado de la piel.

De cualquier modo, muchos de nosotros utilizamos demasiados productos de belleza, así que considera el uso de la mascarilla como un buen pretexto para adoptar una rutina básica de cuidado de la piel: un limpiador suave que no contenga jabón y un humectante ligero sin fragancia.

 

“Es mejor optar por pocos ingredientes que por muchos”, señaló S. Tyler Hollmig, director de cirugía dermatológica de la Escuela de Medicina Dell de la Universidad de Texas, a quien le gustan las marcas que se comercializan en farmacias, como Eucerin y CeraVe. El humectante, además de su función habitual, puede proteger la piel de la fricción de la mascarilla, al estilo de la crema antirozaduras para corredores.

 

Otra razón para utilizar menos productos es que la mascarilla aumentará el efecto del producto sobre tu piel. (Seguro has notado este efecto secundario de oclusión cuando te has tratado los pies agrietados usando vaselina y poniéndote calcetines para dormir, por ejemplo). No obstante, en el caso de los productos con ácidos o retinoles, que pueden ser irritantes, aumentar su efecto no tendrá consecuencias agradables.

 

Carrie Kovarik, profesora adjunta de Dermatología en la Universidad de Pensilvania y miembro de la fuerza especial de la COVID-19 de la AAD, sugiere utilizar productos con sustancias activas solo por la noche. Si nunca has usado retinol (los dermatólogos le llaman “piel virgen”) Kovarik afirmó que “ahora no es el momento para intentarlo”. Si eres de las personas que ya lo han utilizado antes, quizá necesites reducir su uso.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

3. Despídete del maquillaje (al menos por ahora).

Si te maquillas para una videollamada, considera retirarte el maquillaje al colgar. Heath reprende a sus pacientes con gentileza cuando aparecen en la pantalla en sus citas a distancia con un rostro completamente maquillado.

 

“Este es el momento para reducir su uso de verdad”, dijo. Para quienes no pueden eliminar ese hábito en absoluto, Heath sugiere utilizar un humectante pigmentado con protector solar.

 

Si la piel debajo de la mascarilla suda, Shari Marchbein, dermatóloga de Nueva York, sugiere usar agua micelar o un limpiador suave para lavar el rostro rápidamente al retirarlo. (Lavar tu rostro en exceso lo reseca, lo cual engaña a tu piel y la hace pensar que necesitas producir más grasa; esto puede provocar más brotes de ese acné que buscas evitar). Aplica un humectante o, si ya estás cerca del anochecer, utiliza cualquiera de los productos que usas por la noche, señaló Marchbein.

 

Si terminas con acné por mascarilla, ten en cuenta que los tratamientos pueden ser irritantes y que aún debes lidiar con la irritación continua de la mascarilla.

 

“Se puede ser frenético contra el acné regular”, dijo Gohara. “Con el acné por mascarilla hay que ser muy cuidadosos”.

 

Gohara recomienda utilizar un peróxido de benzoílo de venta libre solo en las zonas con brotes y comenzar con una concentración del 2,5 o el 5 por ciento, no del 10. Si utilizas retinol, aplica el producto una noche y el tratamiento para brotes la noche siguiente.

 

Si eres de piel negra u oscura y desarrollas hiperpigmentación a causa del acné, Heath recomienda una sustancia tópica con ácido glicólico, que puede tratar tanto las imperfecciones como las manchas oscuras de la piel. Gohara advierte sobre el uso prolongado de un agente aclarador de la piel sin consultar a un dermatólogo.

 

Gorara, que al igual que Heath se especializa en el tratamiento de piel de color, les recuerda a los pacientes con hiperpigmentación que usen protector solar incluso en interiores, porque la luz azul de los dispositivos puede empeorar el problema.

 

Si lo que tienes en la cara parece más una erupción o “hace que quieras rascarte la cara”, como dijo Gohara, es posible que tu problema no sea el acné. Es posible que tengas dermatitis de contacto, que ella ha visto que los pacientes desarrollan debido al contacto con las partes metálicas o de goma de ciertas mascarillas, y de algunos tejidos (que, cuando se lavan, pueden liberar formaldehído, un irritante) y colorantes.

 

La crema de hidrocortisona puede ayudar, aunque querrás ver a un dermatólogo para un diagnóstico y tratamiento adecuados. “Frota deliberadamente, no untes”, dijo Gohara. Esto se debe a que la crema de hidrocortisona puede, “avivar el fuego del acné”, dijo, aunque el mecanismo no está claro. (Sí, esto parece contradictorio porque las inyecciones de cortisona siguen siendo el estándar de oro para reducir una espinilla, pero es cierto).

0
0
0
s2smodern