El inhumano Salvini pretende enviar a prisión a Carola Rackete por salvar vidas en el mar

Arrestada Carola Rackete, la capitana que ha desafiado a Salvini

  • La comandante alemana ha atracado de madrugada en el puerto de Lampedusa

 

Termina la odisea de la nave Sea Watch 3 después de 16 días en el Mediterráneo. La capitana alemana del barco humanitario, Carola Rackete, ha sido detenida esta madrugada tras atracar sin permiso en el puerto de Lampedusa para desembarcar a los 40 migrantes que había rescatado hace más de dos semanas. La comandante ya se encuentra en el cuartel de la pequeña isla por delitos de resistencia violencia contra un buque de guerra, contemplados en el código de navegación, y que pueden conllevar penas de entre tres y diez años de prisión.

 

Tras más de 48 horas fondeada ante Lampedusa sin que hubiesen señales de que la agonía terminaría pronto, Rackete decidió por sorpresa y por su cuenta atracar en el puerto comercial de la ciudad hacia las 1.50 de la madrugada, una maniobra durante la cual chocó contra una patrullera de la Guardia de Finanza (la policía financiera y de fronteras del país) que intentó frenarla.

 

El arresto llega unas horas después de que se supiera que la comandante estaba siendo formalmente investigada por la fiscalía de la ciudad de Agrigento (Sicilia) por favorecer la inmigración ilegal y también por desobedecer al código de navegación por no respetar las órdenes impuestas por la policía de fronteras al entrar en aguas territoriales italianas sin el permiso del Estado.

 

“Pese a que durante la tarde el fiscal ha abierto una investigación contra mí también nos han notificado que no ayudarán a desembarcar a los rescatados. Esto significa que todavía estamos esperando a una solución que ahora mismo no está a la vista. Por lo tanto, he decidido entrar en el puerto, que está libre de noche, por mi cuenta”, explicó la capitana en un vídeo publicado por Sea Watch.

 

Italia está respondiendo con todo el peso de la ley a la osadía de Rackete, quien con sólo 31 años se ha convertido en un símbolo contra las políticas del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini. El liguista se está tomando el pulso como una guerra personaldespués de que la capitana desobedeciese sus órdenes y entrase en aguas italianas para poner a salvo los migrantes. Fuentes del Ministerio del Interior italiano apuntan que, con su segundo decreto contra la inmigración en la mano, la oenegé será multada con una sanción de 20.000 euros que se convertirán en 50.000 en caso de no ser pagada y dicen que la nave también será incautada.

 

El líder de la Liga se ha mostrado satisfecho por la detención en declaraciones a la radio pública italiana Rai1. “Hemos pedido el arresto de una persona que estaba fuera de la ley, que esta noche incluso ha puesto en riesgo la vida de las fuerzas del orden italianas, además de la multa para esta oenegé extranjera, la incautación de la nave que ha decidido de dar vueltas en el mediterráneo para infringir las leyes y la distribución de todos los migrantes a bordos a otros países europeos”, ha dicho Salvini.

 

La reacción del cruel Ministro Salvini

Salvini se muestra satisfecho por la detención y promete que los migrantes serán distribuidos en otros países.

 

Las autoridades italianas se han llevado a los 40 migrantes que seguían a bordo –después de que algunos de ellos fueran ya evacuados por razones médicas– en furgones. Rackete ha forzado el desembarco porque, según explicó a los corresponsales en Roma en una rueda de prensa por Skype el viernes, la situación psicológica era cada vez más crítica más de dos semanas después de estar en un espacio angosto en alta mar, y tras sufrir el infierno libio. Muchos sufren estrés postraumático. “La necesidad que tenemos es psicológica... la necesidad de entrar en el puerto es para prevenir ningún daño o autolesiones que puedan estar contemplando”, advirtió Rackete a la prensa.

 

Salvini asegura que los migrantes serán redistribuidos en los cinco países que ya han mostrado su disponibilidad (Francia, Alemania, Luxemburgo, Finlandia y Portugal). También ha lanzado toda su artillería contra la “vergonzosa indiferencia” de Holanda. El Sea Watch 3 tiene bandera holandesa y el ministro del Interior considera que por lo tanto es responsabilidad de este país.

 

El arresto de Rackete no sentará nada bien en algunas partes de la sociedad italiana. Ella, que antes de salvar vidas en el Mediterráneo estudió la conservación medioambiental y se embarcó en un rompehielos en el Ártico, explica que haberse dado cuenta que era una privilegiada la empujó a ayudar a los más desfavorecidos. “Mi vida ha sido fácil, he podido frecuentar tres universidades, me gradué con 23 años. Soy blancaalemana, nacida en un país rico y con el pasaporte correcto. Cuando me di cuenta, sentí la obligación moral de ayudar a quien no tenía las mismas oportunidades que yo”, contó a La Repubblica. Mientras Salvini y los suyos la llaman niña de papá y pirata por sus acciones, otros ya la consideran su heroína.