El proyecto Forma Empleo dirigido a los jóvenes finaliza con un 60% de inserción laboral

El 80% de los jóvenes participantes en este programa, que ha contado con la implicación de más de 160 empresas e instituciones así como de distintas asociaciones profesionales y empresariales, provienen de zonas con necesidad de transformación social de la ciudad

  • El 25% pertenecen a colectivos con especiales dificultades de inserción sociolaboral, el 60% a minorías étnicas y el 25% tenían capacidades diferentes. Un 4% se encontraban en situación de especial vulnerabilidad por casos de violencia de género o pobreza extrema

 

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y el delegado de Bienestar Social y Empleo, Juan Manuel Flores, han clausurado hoy el proyecto Forma Empleo, enmarcado dentro de la convocatoria de ayudas públicas al Fondo Social Europeo y destinadas a la integración sostenible de personas jóvenes en el mercado de trabajo. En total, esta iniciativa ha tenido un alcance de 300 jóvenes desempleados de los cuales el 80% provienen de zonas con necesidad de transformación social de la ciudad y ha logrado un objetivo de inserción laboral del 60% que previsiblemente se podrá incrementar en los próximos meses. Para ello, ha contado con la implicación de más de 160 empresas e instituciones, así como de distintas asociaciones profesionales y empresariales que han contribuido facilitando prácticas o itinerarios de inserción laboral. El proyecto se enmarca dentro del Programa Operativo de Empleo Juvenil cofinanciado por la Unión Europea.

 

“Hemos conseguido poner en marcha un proyecto de empleo destinado a favorecer la inserción laboral en los jóvenes de forma conjunta. Un proyecto compartido que ha tenido además un resultado incluso mejor del esperado y con el que hemos contribuido a dar respuesta a uno de los principales retos que tiene por delante la ciudad como es reducir el desempleo y especialmente en las zonas con necesidad de transformación social”, explicó el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. Por su parte, el delegado de Bienestar Social y Empleo, ha destacado el trabajo de los técnicos del área de Empleo para la puesta en marcha de este programa y el resultado obtenido y ha hecho un llamamiento a empresas e instituciones a seguir colaborando juntos en programas de innovación social y que busquen dar respuesta a las personas en situación de desempleo.

 

ITINERARIOS FORMATIVOS

En el programa han participado 300 jóvenes en una veintena de itinerarios formativos y de prácticas profesionales en distintos ámbitos. Se trata de un proyecto de forma integral que ha incluido formación en inglés, TIC e igualdad de oportunidades, así como itinerarios laborales con o sin prácticas profesionales en distintos programas. Concretamente, se han desarrollado quince itinerarios formativos con una duración de más de 408 horas en competencias como auxiliares de ayuda a domicilio, actividades auxiliares de almacén, ayudante de cocina, camarero, operaciones de limpieza en alojamiento, reparación y mantenimiento de edificios, auxiliar de comercio, auxiliar de asistencia a pasajeros, equipajes y mercancías, mantenimiento en electromecánica de vehículos, mantenimiento en planta de reciclaje, guía turístico, confección y publicación de páginas web, especialista en programación de sistemas informáticos, cocina y auxiliar de enfermería geriátrica.

 

Durante la realización de todos los Itinerarios las personas jóvenes participantes han tenido un seguimiento personalizado a través de Tutorías y Orientación, realizadas en sesiones individualizadas con el personal técnico del proyecto para apoyar en todo momento el proceso de formación y prácticas de los y las participantes, realizándose más de 2.000 horas de tutorías individualizadas.

 

Por otra parte, para aquellos jóvenes que ya tenían una formación previa, se han realizado cinco itinerarios sólo de prácticas profesionales, con una duración de 205 horas cada uno en programación web, guías turísticos, auxiliar de enfermería, cocinero o auxiliar de ayuda a domicilio.

 

En estos itinerarios participaron 300 jóvenes de los cuales el 80% provienen de zonas con necesidad de transformación social. El 25% pertenecen a colectivos con especiales dificultades de inserción sociolaboral, el 60% a minorías étnicas y el 25% tenían capacidades diferentes. Un 4% se encontraban en situación de especial vulnerabilidad por casos de violencia de género o pobreza extrema.

0
0
0
s2smodern