La Justicia trata como a un criminal a un ex policía de Sevilla por salvar la vida de su familia

La pesadilla del policía atracado al que piden 20 años de cárcel

Casimiro Villegas, un ex policía local de Sevilla, está viviendo su peor pesadilla. Todo comenzó en 2011 y, 8 años después, ahora ve más cerca que nunca el desenlace de aquella noche de terror que aun hoy perdura. Cinco asaltantes (uno de ellos no fue identificado) entraron con violencia en mitad de la noche en una casa de campo ubicada en el extrarradio de la localidad de Dos Hermanas. Casimiro y su mujer estaban durmiendo, pero un ruido hizo que el entonces policía se levantara a ojear qué pasaba: "Cuando accedí al salón de mi casa me cayeron dos individuos y se liaron a patadas y puñetazos conmigo", cuenta.

"Las dentelladas, los bocados... es la magnitud que te está diciendo que era una situación desesperada. Conseguí zafarme de la pelea cuando vi al tercero entrar con una escopeta en el dormitorio y el griterío de 'dispara y mátalo' que tenían". Tras vivir momentos de máxima tensión, los asaltantes intentaron huir en un coche que habían aparcado frente a la casa. No obstante, este ex policía siguió a los delincuentes y al salir de su propiedad se encontró de frente con uno que sostenía la escopeta corta, que lo encaraba y que le disparó.



En ese momento comenzó otro enfrentamiento a tiros en el que varias personas se vieron involucradas. Los "tiros defensivos" de Casimiro alcanzaron al asaltante que empuñaba la escopeta ocasionándole una herida de bala, sin embargo finalmente consiguieron escapar. Y es que, aunque Casimiro esgrimió su arma reglamentaria en defensa propia, fue fuera de servicio y la Justicia ahora lo señala como un criminal: la Fiscalía solicita para Casimiro 20 años de prisión y 300.000 euros de responsabilidad civil.

"Vas buscando el instrumento más poderoso que tú tienes en tu casa para defenderte. Y el instrumento más poderoso que yo tenía en casa para defenderme era mi arma reglamentaria", defiende. En tan solo un mes comienza el juicio con el que Casimiro espera poner fin a su pesadilla. "Que yo quiero descansar, yo quiero pasar página de esto en mi vida. Para bien o para mal. Que tengo que ir para prisión, pues tendré que ir para prisión". Un juicio que determinará si Casimiro actuó legítimamente en defensa propia, y si puede dar por fin portazo a 8 años de tormento.

0
0
0
s2smodern