Adelante Andalucía no dejara que haya un presidente de PP o de Cs

Teresa Rodríguez y Maíllo no dejaran que en Andalucía haya un presidente del Partido Popular o Ciudadanos 

 

¿Significa eso que investirán a Susana Díaz como presidenta? La respuesta que Antonio Maíllo es no, aunque el resultado electoral les puede llevar a responder una pregunta que no desean hacerse. 

A Adelante Andalucía, unión electoral de IU y de Podemos, le toca interpretar el papel más incómodo del futuro Parlamento andaluz, el que se elige el 2 de diciembre. Si fuese por Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, nunca votarían a Susana Díaz para hacerla presidenta, ni mediante una abstención ni mediante un voto afirmativo. Les separa algo de ideología, mucho de visión de la política y una larga brecha personal. Pero Adelante Andalucía ve en Ciudadanos y PP un contrincante peor.

La derecha, descartada

"La derecha se autodescalifica como alternativa del cambio". En palabras de Maíllo, esto quiere decir que ni Ciudadanos ni el PP están haciendo una campaña por Andalucía, sino para los intereses de sus líderes nacionales, de ahí su insistencia en el asunto catalán en sus comparecencias en el sur. Adelante Andalucía critica esa fijación.

En la misma entrevista en TVE, Teresa Rodríguez ha criticado el acto de Ciudadanos en Alsasua en favor de la Guardia Civil, y ha dudado de que la reacción en contra del mitin fuera un ejercicio violento. La izquierda podemita y de IU es incompatible con el nuevo nacionalismo español reivindicado por Albert Rivera. 

Por tanto, Maíllo y Rodríguez, que va emparejados en esta campaña y hasta dan las entrevistas a dos voces, terminarán por aceptar a Susana Díaz si no les queda más remedio. Pero no habrá pacto de Gobierno ni Ejecutivo de coalición. No van a formar parte del "susanismo", que es ésa forma de entender el ejercicio del poder practicado por Susana Díaz.

Viejos conocidos

IU y PSOE son viejos conocidos, pero mal avenidos desde que Maíllo y Susana Díaz lideran sus formaciones. En abril de 2012, el presidente José Antonio Griñán no tuvo demasiados problemas para pactar con el líder de la izquierda, Diego Valderas. Fue su vicepresidente y consejero de Gobernación, y Maíllo ocupó el puesto de director general de relaciones con los municipios. Pero aquel pacto se rompió porque Maíllo comenzó a amagar con una consulta a las bases y a Susana Díaz le venía muy bien unas elecciones para consolidarse dentro de su partido y saltar a la esfera nacional.

Las relaciones entre Susana Díaz y Podemos han sido malas, la presidenta de la Junta forma parte del grupo de socialistas que abomina de Pablo Iglesias y que prefiere el entendimiento con Ciudadanos. Y en lo personal, Díaz y Teresa Rodríguez se llevan tan mal como la relación de la presidenta con Maíllo.

En 2012, Diego Valderas reunió a las bases de IU para lograr su apoyo al pacto y se reunión con alcaldes y notables de la formación. Lo previsible es que tanto IU como Podemos actúen del mismo modo si el 2 de diciembre suman con el PSOE.

  

0
0
0
s2sdefault